Remí Gaillard tiene cierta obsesión con los radares de tráfico. Hace unos años nos hizo mondar de risa cuando se disfrazó de radar y empezó a soltar flashes a diestro y siniestro… hasta que el objetivo de su broma fue un coche patrulla y entonces tocó correr.

Ahora nos encontramos a Remí Gaillard troleando radares junto con sus compinches. Y es que como si se tratase de una cámara cualquiera (o un fotomatón), el humorista (y gamberro) francés aprovecha el radar para tomar unas fotos a una chica en ropa interior, a una pareja de novios recién casados y a un equipo de de fútbol sala.

Esta vez los que no hicieron acto de presencia fueron los policías… xD