Ha llegado un punto en que parece que a los ladrones ya no les importa ser vistos o grabados en vídeo cometiendo sus fechorías. Mira por ejemplo el siguiente vídeo donde se puede ver a una pandilla de ladronzuelos robando una moto a plena luz del día.

Como puedes ver, de poco sirven las medidas de seguridad cuando a estos amantes de lo ajeno deciden agenciarse algo. Solo si la gente hubiese tomado partido activamente en el suceso quizá se habría podido evitar el robo… pero ¿quién se va a jugar la integridad física por la bienes de otro?

Esperemos al menos que las imágenes de vídeo sirvieran para detener a los ladrones, aunque me da que el coche que usaron también habría sido robado…