La compañía japonesa Yaskawa Electric Corporation quiso poner la precisión de sus robots industriales al lado de precisión de un maestro de Iaijutsu (y kenjutsu, imaginamos).

El resultado es un vídeo de una estética y una espectacularidad deslumbrante (todo bien amenizado con las siempre efectivas escenas a cámara lenta).