Las emociones fuertes son, para algunos, ciertamente adictivas. Quizá por esa razón las atracciones cada vez son más y más espectaculares.

Una de ellas es el famoso “Slingshot“, una atracción que consiste en un lanzamiento en vertical a 70 metros de altura en el que se alcanzan 160 kilómetros por hora en dos segundos.

Lo que ya no es tan deseable es desmayarse durante el lanzamiento, y mucho menos desmayarse múltiples veces (como mínimo 3)… ¡y que tu acompañante ni se de cuenta de ello!

La verdad es que teniendo en cuenta las enormes fuerzas G que genera el lanzamiento, lo extraño es que no se desmayen más personas, ¿no? xD