El protagonista del siguiente vídeo no dudó en lanzarse a un río helado (literalmente congelado) para salvar a su perro, el cual había quedado atrapado y no podía salir de allí por si mismo.