Hacerse un selfie con fuego mientras los bomberos tratan de apagarlo debe resultar muy divertido para algunos, pero habría que tomar algunas precauciones básicas. Una de ellas, sin ir más lejos, salir del alcance de los manguerazos de agua.