Puede que esa señal en la puerta para indicar el lugar donde cambiar los pañales de los bebés fuera una buenísima idea, pero puede que hubiesen tenido que pensar en la manecilla de la puerta (con eso se convierte en lo que podríamos denominar una señal muy desafortunada).

señal desafortunada