Intentar llegar antes que nadie a los productos de un centro comercial en pleno Black Friday no es cosa fácil. Para lograrlo puede que tengamos que hacer cosas como subir unas escaleras mecánicas… que bajan.

Tal proeza no es trivial para nada, e incluso unos intrépidos jovenzuelos demuestran ciertas dificultades para superar el “obstáculo”.

No es difícil imaginar que un par de señores mayores se encontrarían con un mayor desafío, pero el vídeo del momento no tiene desperdicio.

Al final todo esfuerzo (por titánico que sea), tiene su justa recompensa (aunque parece que alguien del centro comercial les acaba recriminado su “temeraria” acción) :D