La estadounidense Bradley Martyn, una popular estrella del fitness, no ha querido perder la oportunidad de subirse al carro de los Mannequin Challenge.

Y para hacerlo en ningún sitio mejor que en el gimnasio donde entrena rodeada de cuerpos esculturales.

Quizá por eso este Mannequin Challenge bien puede denominarse Sexy Mannequin Challenge.