Si la pelota no quiere entrar, no entra

Cuando el árbitro te marca un penalti en contra casi que puedes dar por hecho que te van a marcar un gol. Si, puede que si el portero tiene la suerte de adivinar por donde se va a chutar la pena máxima detenga el balón y evite el gol, pero incluso entonces puede que la pelota acabe a los pies de un jugador rival.

En esa situación tenemos al portero frente a un jugador, por lo que este tiene todas las facilidades del mundo para batirlo de una vez por todas. Pero incluso entonces el portero puede reaccionar con reflejos felinos y desviar el balón por alto…

Aunque eso bien puede facilitar que un jugador del otro equipo remate de cabeza a placer… a menos que uno de los defensas saque el balón prácticamente del interior de la portería mediante una patada acrobática. Pero entonces… bufff… mejor mira el vídeo xD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.