Si no pasa, no pasa: y si no pasa… ¡toca correr! [FAIL]

Cuando llevas un “toro” en un almacén tienes que aprender a calcular muy bien las distancias. Tienes que ser consciente de que un error puede acabar con una lluvia de objetos cayendo desde todas partes… como bien te podría explicar el protagonista del siguiente vídeo.

Por suerte él (o ella) aplicó correctamente la segunda ley del conductor de carretilla… salir por patas lo más rápido posible. Seguramente eso le evitó daños mayores.

¡Gracias Monchu por hacernos llegar el vídeo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.