Un emotivo vídeo que debería hacernos reflexionar sobre como tratamos a los animales… y en muchas ocasiones por el simple capricho de “disfrutar de ellos” (delfinarios o zoológicos marinos o incluso zoológicos en general).