Aunque ya dicen aquello de que lo importante es participar, el fail de este camarero llevando un montonazo de jarras de cerveza puede que deje a más de uno/a sin aliento.