Solo de guitarra sospechoso

El siguiente solo de guitarra ha despertados ciertas sospechas. Acompañando una canción de la rusa Elena Vaenga, el guitarrista se arranca con un solo de una epicidad innegable… el problema radica en que el músico porta entre sus manos una guitarra acústica, y el sonido de ese fantástico solo viene, indefectiblemente, de una guitarra eléctrica.

¿Estaremos ante un caso que podría llenar varios programas de Iker Jimenez? Uhm… bien podría ser un caso espectacular de cacofonía, pues si nos fijamos en las manos del músico nos daremos rápidamente cuenta de que los solos de guitarra no son precisamente la especialidad de ese artista.

Por otro lado hay loar la entrega abnegada del interprete al show, ya que si alguien puede darse cuenta perfectamente de lo ridículo de la situación es precisamente un músico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.