Hiroki Ogita nunca olvidará su participación en los Juegos Olímpicos de Rio. No lo hará por haberse llevado una medalla en la especialidad de salto con pértiga. No. Lo hará por haber visto arruinado su sueño olímpico por su propio pene.

Dramático, ¿verdad?