El sueño perdido, perdido está. El único que siempre está cuando lo necesitas, a tu lado, es el café.

El sueño perdido no se recupera