Suerte que los niños son de goma

Hay que ir con cuidado con lo que a la física y a la aplicación de fuerzas se trata cuando hay niños de por medio.

Esta vez este imprudente padre (pero seguramente adorado por sus hijas) ha tenido suerte y la cosa no ha acabado en un susto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.