No creo que esta pobre chica jamas hubiese pensado que sus ejercicios de yoga en la playa serían saboteados por un travieso Super Mario. Por suerte la cosa quedo en un pequeño faceplant, un poco de arena entre los dientes y un vídeo divertido con el que recordar el momento.

¿Será porque el bueno de Mario solo tiene ojos para la Princesa Peach?

Super Mario atacando a una chica