Fail en salto BASE “acrobático”: se rompen las barras

El noruego Richard Henriksen (cirujano de profesión) tuvo que pasar unos muy malos momentos cuando, al filo de un precipicio de 1200 metros de altura y haciendo acrobacias sobre unas barras de metal (justamente el aparato de gimnasia llamado barra fija), vio como esa precaria estructura se desmontaba y él mismo salía despedido directamente al vació.

A pesar de que no se puede ver en el vídeo (bastante escalofriante) parece ser que Henriksen fue suficientemente afortunado para no golpearse la cabeza contra las rocas o con las mismas barras de hierro, reaccionar a tiempo y abrir el paracaídas antes de que fuera tarde para evitar un trágico desenlace.

Esta peligrosa peripecia se realizó (aparte de que a los practicantes del salto BASE les mola eso del “más difícil todavía”) para un show de televisión para la cadena NRK TV.

A ver, la primera impresión al ver el vídeo es un “no puede ser”, “tiene que ser fake“, pero el hecho de haber visto la noticia en diferentes medios (cosa que tampoco dice demasiado a su favor) y la información de que el tipo se salvó le dan cierta patina de veracidad… o no.

Faceplant con patinete

Es como si no pudiéramos resistirnos. Solo hace falta que veamos una rampa para que algo en nuestro interior nos obligue a ir a por un vehículo sobre ruedas (monopatín, bicicleta, girociclo, patinete…) para “hacer el salto del siglo”.

El problema es que ya sabemos lo que pasa cuando una cámara de vídeo está de por medio ¿no? Patacazo asegurado.

En este caso el post está patrocinado por el gremio de cirujanos especializados en reconstrucciones nasales.