8 Ferraris, 1 Lamborghini y 2 Mercedes destrozados en un accidente múltiple en Japón

Japón ha vivido en las últimas horas el que posiblemente podría ser el accidente de tráfico más caro de la historia (en precio de los vehículos implicados).

Un total de catorce coches de gama alta, entre ellos un montón de Ferraris, Lamborghinis y Mercedes colisionaron entre ellos en una autopista nipona.

La velocidad (¿cómo no?) y la perdida de control del vehículo por parte de uno de los conductores se contemplan como los desencadenantes de este sorprendente y singular accidente múltiple.

¡Un caballo en el asiento de atrás de un coche! [WTF!]

Una de las cosas más surrealistas que no esperas que te pasen jamas es la de adelantar a un vehículo en una carretera y darte cuenta de que ese “chalado” lleva a un caballo instalado en el asiento de atrás (y encima asomando el hocico por la ventanilla).

Bueno, imagino que iría más cómodo detrás que en el asiento de delante… por las patas, principalmente.

En fin, que hace gracia la situación pero no deja de ser una salvajada y una imprudencia como la copa de un pino.

Una jauría de lobos en una autopista sorprende a la policía

Este vídeo es un auténtico WTF. El policía de tráfico (parece que la acción se sitúa en Rusia) se dispone a informar (y suponemos que a extender una buena receta) a un conductor cuyo coche tiene averiada una de las luces delanteras.

Mientras esperan, detenidos en el arcén, una numerosa manada de lobos (o de perros salvajes, no se llega a apreciar del todo) aparece de repente y obliga al sorprendido policía a buscar refugio en el coche “infractor”.

Un perro salva a su madre de morir atropellada

Sucedía en Nueva York. Una perra de nueve años gemía tendida en el asfalto de una autopista de Nueva York tras ser atropellada por un vehículo. Inmovilizada por la rotura de una de sus piernas, se encontraba indefensa y expuesta a un atropello mortal.

Pero otro can velaba por que eso no sucediera. Ese perro ladraba y se interponía a todos los vehículos que pasaban cercanos al cuerpo de la que resultaba ser su propia madre. Tal era el celo del perro que la propia policía tuvo que hacer uso de un lazo para poder acercarse al cuerpo de la perra herida.

Poco después los sorprendidos dueños y los dos perros se encontraban en el centro veterinario donde se recuperan de sus heridas.