Una de las faltas personales más brutales de la historia de la Euroleague Basketball

Sucedió en un partido de la Euroliga Europea entre el Union Olimpia y el Panathinaikos. Faltaban 5 minutos para la finalización del último cuarto cuando Mike Batiste, jugador estadounidense del Panathinaikos, penetra a canasta ante la oposición de Sasa Osbolt, quien a su vez busca una falta en ataque.

El resultado es el fallo de la bandeja de Batiste y un encontronazo importante entre los dos jugadores.

La cosa no habría pasado de una falta en ataque si Mike Batiste no hubiese aprovechado la situacion para “pisar disimuladamente” la cabeza de Sasa Osbolt en una de las acciones más antideportivas que se recuerdan en el baloncesto europeo.

Por suerte las cámaras y los arbitros del encuentro lo vieron todo y castigaron semejante salvajada con una merecidisima expulsion.

Un tipo con un palo, una piñata y la cabeza de una chica: ¿Título de la película?

Hay cosas que las ves venir a la primera de cambio. Lo tienes claro desde el primer momento. Sabes que no te vas a equivocar. Es como una corazonada.

Ves un grupo de personas jugando con una piñata. Al protagonista del vídeo, el tipo de la gorrita, le dan un palo e instrucciones para golpear la susodicha piñata.

Pero, he aquí el fail. El palo es de unas dimensiones exageradamente descomunales, y la chica, que también quiere su 5 segundos de gloria, no deja de revolotear cerca del “bate”…

Y tu “pálpito” que te va diciendo… le va a dar… le va a dar… apártate rubia….


video

…y claro, al final, le da (y el sonido sordo del golpe es, por lo menos, tremendo).

Byron Scott y el curioso estampado de su corbata [FAIL]

Bueno, no hay que darle muchas vueltas al tema. Casi con toda seguridad se trata de una extraña coincidencia o una sutil ilusión óptica, porque dudamos que el tres veces campeón del anillo de la NBA con Los Angeles Lakers profese la ideología que a todos nos viene a la cabeza viendo ese estampado lleno de esvásticas nazis.

O por lo menos no lo llevaría en una sesión fotográfica ¿no?

Vale, de acuerdo. Ese símbolo icónico, aparte de su uso por parte de Hitler para su Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, ha sido usado por gran número de culturas y civilizaciones en el pasado y en el presente (por ejemplo en el hinduismo, en el budismo, en muchas de las tribus nativas norteamericanas como los Hopi…).

Podría identificarse con cualquiera de estas otras representaciones (mucho más simpáticas) de este icono antiquísimo y casi universal, pero no deja de resultar curioso verlo estampado en esa corbata y al cuello de un hombre negro como Byron Scott.

Anuncio publicitario de televisión de un grupo ecologista retirado por su violencia extrema

En el Reino Unido han decidido retirar un anuncio publicitario de un grupo ecologista por su contenido violento.

El vídeo en cuestión muestra a una clase cuyos alumnos reciben una lección sobre el calentamiento global por parte de su profesora. La acción llega cuando la “seño” pulsa un botón rojo y la cabeza de los muchachos que demuestran poco o ningún interés por la lección ven sus cabezas convertidas en pulpa sanguinolenta (en una escena claramente inspirada en el polémico videoclip Jeremy de Pearl Jam).

Uhm… ¿este vídeo lo ha hecho un grupo ecologista? Me parece extraño que opten por este camino para hacerse oír…

Y hablando de cambio climático, me llamó poderosamente la atención la noticia de que un numeroso grupo de científicos (30.000 ni más ni menos) pretendía denunciar por fraude a Al Gore y su a “Una verdad incomoda“.

¿A quién hay que creer? ¿Nos están engañando todos? Pienses lo que pienses merece la pena escuchar los argumentos de ambos bandos.

Un hombre desnudo en lo alto de un coche de policía

Los motivos que llevasen a este hombre a desnudarse y a subir a lo alto de un coche de policía nos son absolutamente desconocidos. La verdad es que tampoco se nos ocurren motivos de peso que lo pudieran llegar a justificar (aparte de un severo desorden metal, claro está).

Lo único que sabemos es que se trata de una muy mala idea, sobretodo si sus ocupantes (tres intrépidos agentes de policía estadounidenses) están pululando alrededor del automóvil.

El coscorrón que se lleva el individuo en la cabeza es de campeonato… por lo que seguramente se olvidó de los motivos que le llevaron a realizar semejante estupidez.

… ¡y aun suerte que una vez en el suelo no lo tasearon!