Vídeo de David Villa destrozando un coche de policía a balonazos

Que nadie se alarme. El jugador asturiano del F.C. Barcelona, David Villa, no se ha vuelto loco. Se trata de un vídeo que forma parte de la campaña del videojuego de EA Sports Need For Speed Hot Pursuit.

En el podemos ver al futbolista recorriendo las afueras de Los Ángeles en un lujoso descapotable. En un momento dado se cruza con un coche de policía estacionado y la emprende a balonazos con él. Tantos cañonazos le enchufa al pobre coche patrulla que lo deja prácticamente destrozado.

Al final, la pareja de policías, inocentes víctimas que salen de un bar deglutiendo unos donuts y con un café humeante en las manos, parecen no poder dar crédito de lo que ven sus ojos…

Evidentemente hay que circunscribir este vídeo en la fantasía que se le sobreentiende al guión de un vídeojuego, en este caso de la popular saga de Need For Speed. Ni más ni menos.

Pero al parecer a alguien no le ha gustado el resultado final y el vídeo no será usado como en un inicio fue proyectado. Las malas lenguas hablan de censura por parte del F.C. Barcelona (por todo el tema de violencia y la situación actual), aunque parece que estos rumores no tienen demasiados fundamentos.

Borracho cantando Bohemian Rhapsody en un coche patrulla

Puede que se trate del “cover” más original de Bohemian Rhapsody que se haya interpretado jamás. De hecho hemos visto infinidad de versiones de este temazo de Queen, pero cualquiera de ellas queda lejos de la siguiente “performance”.

Un tipo borracho y cerrado en la parte trasera de un coche patrulla de la policía… si… y no es que se marque un fragmento o alguna de sus partes más populares… no… ¡se marca Bohemian Rhapsody de cabo a rabo!

¡Tú si que vales!

Un hombre desnudo en lo alto de un coche de policía

Los motivos que llevasen a este hombre a desnudarse y a subir a lo alto de un coche de policía nos son absolutamente desconocidos. La verdad es que tampoco se nos ocurren motivos de peso que lo pudieran llegar a justificar (aparte de un severo desorden metal, claro está).

Lo único que sabemos es que se trata de una muy mala idea, sobretodo si sus ocupantes (tres intrépidos agentes de policía estadounidenses) están pululando alrededor del automóvil.

El coscorrón que se lleva el individuo en la cabeza es de campeonato… por lo que seguramente se olvidó de los motivos que le llevaron a realizar semejante estupidez.

… ¡y aun suerte que una vez en el suelo no lo tasearon!