Si bebes, no montes a caballo…

Tal y como dijo Stevie Wonder en el mítico spot televisivo de la DGT (Dirección General de Tráfico) a mediados de los 80: “Si bebes, no conduzcas“.

Claro que en esta ocasión no se trata de evitar que un desaprensivo se ponga al volante de un vehículo bajo los efectos del alcohol.

Montar un caballo puede que no se considere algo tan peligroso como para imponer ciertas medidas de seguridad… pero, como podremos ver en el siguiente vídeo, no conviene intentar montar a caballo si se va borracho como una cuba.

Y el caballo, pobre animal, tiene más paciencia que un santo.

Turista borracho es rescatado con helicóptero de un acantilado

Este turista Ucraniano de 19 años no volverá a emborracharse habiendo un acantilado cerca…

Bueno, eso sería lo deseable después de la odisea que él y todo un equipo de rescate tuvieron que pasar para sacarlo de un acantilado en el que, después de una noche de fiesta y alcohol, apareció dormido de espaldas y frente a una caída de más de 30 metros.

Los equipos de rescate, alertados por un pescador, acudieron rápidamente y consiguieron, no sin cierta resistencia de nuestro somnoliento protagonista (parece que el tio se puso remolón), izarlo con seguridad hasta su helicóptero.

Por lo visto la imprudencia de este joven costará 10.000$ a los contribuyentes de Manly (Australia), mientras que él tan solo deberá abonar los 700$ de su transporte hasta el hospital.