Las leyes de la estupidez humana

Carlo M. Cipolla, un profesor de la Universidad de California en Berkeley, publicó en 1976 un ensayo en el que nos exponían las leyes fundamentales de lo que él definía como nuestra mayor amenaza existencial: la estupidez humana.

  • Ley 1: Subestimamos el número de individuos estúpidos en circulación.
  • Ley 2: La probabilidad de que una persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona.
  • Ley 3: Una persona estúpida es una persona que causa pérdidas a otras personas sin obtener ningún beneficio, incluso incurriendo en pérdidas.
  • Ley 4: Las personas no estúpidas siempre subestiman el poder perjudicial de los individuos estúpidos.
  • Ley 5: Una persona estúpida es el tipo de persona más peligrosa.

las leyes de la estupidez humana

Test de estupidez

Lo que muchos pedían a gritos, el test definitivo para la estupidez. Y no, no son necesarios grandes equipos de científicos, ni médicos especializados en el comportamiento o el cerebro humano, ni tan siquiera es necesaria gran capacidad de computo.

Solo una máquina con su cartel informativo y una rendija para introducir un billete de 100€ (en la versión norteamericana sale un pelín más económico, 100$).

Debería haber una en cada parlamento (aunque seguro que entonces la encontraríamos desvalijada cada mañana).

Un padre saca a su hijo por la ventanilla de su coche a 40 Km/h

Hay que estar muy pero que muy zumbado para sacar el cuerpo de tu hijo (¡entero!) por la ventanilla con el coche circulando a 40 Km/h. Es una de esas cosas que, en mi opinión, no se le ocurren a las personas “normales”.

Pero este padre parece estar tan orgulloso de ello que no duda en grabar su inconsciente acción en vídeo y compartirla en las redes sociales.

Incluso parece que tiene los cojones arrestos para contestar a todos aquellos que le van recriminando que ponga la vida del niño en riesgo tan estúpidamente… en fin, todo un padrazo.

Intento de batir el récord del mundo de recibir patadas en las pelotas

En fin, que duele solo de pensarlo. 63 patadones se contabilizan en este escalofriante vídeo donde podemos ver lo que es capaz de hacer un tipo por batir un récord, por absurdo que sea.

También destaca lo fácil que es encontrar voluntarios para ayudarte a hacer una estupidez como esta. Solo hace falta llamar a tus amigos para decirles que necesitas su ayuda para superar un récord de patadas en los cojones (y especificar que serás tu quien las reciba) para tener una legión de voluntarios. Llámalos para hacer una mudanza y verás la diferencia.

El caso es que desconocemos en que número de patadas en las pelotas estaba el anterior récord (¿había un récord anterior? que te batan el récord de patadas en los bajos debe doler ¿eh? dejar de ser el mejor, bufff) pero el caso es que el registro se quedó en 63 caricias dadas con todo el amor (incluyendo una patada ninja de lo más vistosa).

Me habría gustado ver a Chuck Norris haciendo cola para dar una de sus patadas de la muerte… quizá el muchacho habría desistido de escribir su nombre con letras de oro en el libro de los récords.