Los poderosos también tienen que dar explicaciones

Tanto da que seas el presidente de uno de los países más poderosos del mundo o que cortes el bacalao en tu continente… si te pillan girando la cabeza al pasar una chica de hermoso trasero te va a tocar dar explicaciones.

Aunque estos dos lo tienen claro… ¡fue él!

Detrás de las cámaras con George R.R. Martin para ver como se hizo Juego de Tronos (HBO)

Tal y como nos habían anunciado días antes, HBO aprovechó la emisión de la ‘finale’ de Boardwalk Empire (otra excelente serie, por cierto), para ofrecernos 10 minutos de impresionantes escenas, charlas con productores, actores y hasta impresiones del mismísimo autor de la saga de Canción de Hielo y Fuego, George R.R. Martin.

Solo puedo decir que a cada mordisco que nos dan de esta serie aumentan las expectativas que ponemos en ella… un arma de doble filo, sin duda, pero creo sinceramente que vamos a disfrutar de lo lindo con Juego de Tronos.

Nota al Sr. George R.R. Martin: No se olvide usted con tanto ajetreo de su legión de lectores que languidecen a la espera del quinto libro de la saga, A Dance of Dragons, que lleva nada menos que un lustro de retraso en su aparición)

Ramoncín y sus explicaciones sobre la polémica de su “Come as you are”

Hace unos días Ramoncín nos deleitaba con su peculiar “versión” de “Come as you are” de Nirvana. El revuelo creado en Internet (como todo aquello que lleve el sello Ramoncín) fue de dimensiones épicas.

Ahora, el polifacético artista madrileño da su versión de lo ocurrido en la web http://www.rollingstone.es/.

Ramoncín admite que no es la mejor versión posible de este hit de Nirvana, que no se sabía la letra y que podría haber afinado un poco más… pero acto seguido arremete a la minuciosidad con la que “algún desocupado” ha analizado su actuación (intuye una cuestión personal)… y acto seguido pasa a describir sus bondades como cantante (como si no las supiéramos).

En fin, un documento imprescindible para contextualizar su emblemática interpretación de “Come as you are”.

¡Gracias Inés por facilitarnos este revelador documento!