El gato al agua

No no, no se trata de un corte del escalofriante programa de Intereconomía… no, es algo mucho más mundano (y apto para todos los públicos).

Hace unos días posteamos un vídeo donde un hermoso gato de angora era bañado y cepillado. Entonces decíamos que el mito de la aversión de los gatos por el agua era eso, un mito.

Y es que con el calor que está haciendo últimamente… ¿quien puede negarse a un buen chapuzón?

Sala de tortura: bañando a un lindo gatito

La leyenda dice que a los gatos no les gusta nada de nada el agua. Parece ser que, a pesar de que por naturaleza suelen evitar darse remojones, se les puede acostumbrar desde pequeños a jugar con el agua y, por lo general, acaban disfrutando de lo lindo se esas sesiones de limpieza.

El gato protagonista del siguiente vídeo no parece disfrutar mucho, aunque tampoco se esfuerza mucho en huir del agua (aunque igual es porque no ha podido ver la carita de pena que se le pone a medida que se le apelmaza su frondosa pelambrera).

Hay que ver lo que se esconde detrás de tan majestuosa fachada ¿eh? xD

¡Gracias ZareOne por la recomendación!