Goleada histórica del FC Barcelona al Real Madrid

Parece que el FC Barcelona ha dado el golpe definitivo para finiquitar de una vez este trepidante final liguero (08-09). La goleada de esta noche ha sido histórica. Nunca antes los blaugranas habían endosado al Real Madrid más de 5 goles en el Santiago Bernabeu. En esta ocasión han sido 6 goles. Y han podido ser muchos más.

1-1 Henry (18′)
1-2 Puyol (20′)
1-3 Messi (35′)
2-4 Henry (58′)
2-5 Messi (75′)
2-6 Piqué (82′)

El Real Madrid, que empezó ganando con un gol de Higuaín, se vió completamente arrollado y superado por el despliegue de futbol ofensivo del FC Barcelona, y aunque Sergio Ramos marcaba de nuevo para el Madrid en el 55′, la avalancha de juego del Barcelona ya no podía ser parada.

Y la retransmisión en español:

Habrá que esperar para ver el planteamiento del Chelsea de cara a la vuelta de las semifinales de la Champions League después de ver la que le ha caído al conjunto blanco.

Broncas, goles y pasión en los clásicos Real Madrid – FC Barcelona

Los superclásicos entre Real Madrid y FC Barcelona son acontecimientos capaces de paralizar España.

Se trata de encuentros con una altísima carga de confrontación deportiva, sin duda, aunque otros les encuentran grandes dosis de política y elementos mucho menos sanos.

A través de los años estos partidos nos han dejado perlas de gran valor deportivo, goles antológicos y remontadas épicas que pasarán a los anales de la historia futbolística. Pero no cabe duda que también nos dejarán registros de juego sucio, peleas y agresiones que se alejan mucho del fair play que promueve el deporte.

En el siguiente vídeo podréis contemplar una recopilación con dosis de ambos sabores que abarca de los años 80 hasta nuestros días… goles y broncas.

Psicologia aplicada: Pinto

José Manuel Pinto es el tercer portero del F.C. Barcelona. El pasado 04/03/09, durante el partido de semi-finales de la copa del rey frente al Mallorca, se disponía a recibir un penalti contra su portería cuando puso en funcionamiento su ardid. Con un sutil silbido llama la atención de Martí, el jugador encargado de lanzar la pena máxima. Entonces le indica por donde se va a tirar, a lo que el jugador mallorquinista responde con un asentimiento. Y dicho y hecho. El portero se lanza en la dirección señalada, y aunque el disparo va algo centrado, consigue detenerlo con los pies.
Al reemprenderse el juego, Pinto, agradecido, levanta su pulgar hacia un desolado Martí.