Ejemplo empírico de la cobra

No se si ese chico confundió un intento de comunicación boca-oreja con una tentativa de beso, pero el caso es que la chica le dio un buen ejemplo empírico de la cobra.

la cobra

Intento de atraco a mano armada Fail

Esto tiene toda la pinta de haber sucedido en Brasil. Es un claro ejemplo de que no siempre empuñar una arma de fuego garantiza el éxito en un atraco. Sino que le pregunten a estos dos personajes que, tras llegar con su moto y distribuir sus roles para el golpe, se lanzaron a la execrable labor de atracar un establecimiento.

Supongo que tenía que ser un golpe rápido. Un trabajo fácil, digno de inspirar una nueva entrega de Oceans. Uno de los ladrones tendría la misión de intimidar a los pobres responsables de la tienda con su pistola y hacerse con la recaudación. El otro solo debería esperar dando gas a la moto para salir a toda velocidad con el botín.

Pero las cosas nunca suelen salir como uno espera… y menos cuando estamos ante un atraco a mano armada Fail.

Intento de agresión durante la junta de accionistas del RCD Espanyol

La Junta de Accionistas del RCD Espanyol, celebrada para elegir al nuevo presidente del club, se ha visto enturbiada por los abucheos y la crispación hacia los dirigentes actuales (y futuros) dirigido por una parte muy concreta de los asistentes.

Pero el punto álgido de tensión se vivió cuando un socio del club subió al estrado y durante su discurso mostró una bandera estelada (la bandera independentista catalana, aunque con los colores azul y blanco del club). Esta acción encendió los ánimos hasta el punto de que los miembros de seguridad del club tuvieron que protegerle de una más que probable agresión.

Esto es lo que se dice «romper el hielo»

Quizá sería más correcto decir que es “intentar romper el hielo“, porque lo único que queda demostrado en este vídeo (un fail en toda regla) es que la fuerza ejercida por el peso del aguerrido saltador más la gravedad (más lo que sea) no fueron suficientes como para «romper el hielo» de esta piscina congelada.

Por suerte parece que la fuerza contraria generada por el impacto tampoco fue suficiente como para quebrar ningún hueso del cuerpo del muchacho (aunque el batacazo fue de campeonato).

(¡Gracias Paco!)