El peor jugador del escondite del mundo

No creo que haya demasiada discusión con coronar al perro del siguiente vídeo como el peor jugador del escondite del mundo. La verdad es que este perro nos hace dudar de las supuestas habilidades sensoriales de los canes.

Por muchas veces que le llamen, ¡no hay manera de que encuentre a la chica!

El peor jugador del escondite

El conejito y su globo

Seguro que recuerdas haber tenido, de pequeño, un juguete al que considerabas tu favorito. Quizá no era el más sofisticado de todos los que te habían comprado, pero con ese es con el que mejor te lo pasabas.

Pues para este conejito no hay juguete mejor que un globo. Con el, delicadamente sujeto con los dientes, se recorre la casa arriba y abajo. No parece que le haga falta nada más.

Al final parece más interesado en la cámara que en el globo, pero eso le pasa a todo el mundo cuando te graban haciendo el tonto a traición, ¿no? xD

Chicas brasileñas jugando al Twister

Imagino que todo el mundo sabrá en que consiste el popular juego conocido como Twister. Si, ese juego en que los cuerpos de los jugadores son usados como fichas y en los que hay que tocar con una extremidad un color seleccionado al azar mediante una ruleta.

Bien, lo que quizá no supieras es que en sus orígenes, a finales de la década de los 60, parte de la sociedad norteamericana (bastante más puritana en esos tiempos) intentaron relacionar el juego con una maniobra de la marca que lo editaba para infundir ideas pecaminosas en sus practicantes.

No quiero ni imaginarme que habrían pensado esos aprendices de censor si hubiesen visto practicar este juego a un grupo de exuberantes chicas brasileñas de curvas de infarto… aunque puede que en este caso acertaran con lo de “ideas pecaminosas” ¿no?

Dale a compartir si no te importaría echar una partidilla de Twister con estas dicharacheras muchachas.

Reacción de un gato que descubre la nieve

Este gato ha hecho un descubrimiento que difícilmente va a olvidar (bueno, quizá si después de una larga siesta): ¡La nieve!

Una superficie blanca, fría, blandita, uniforme… Perfecta para andar por encima, para jugar en ella y para… ¡pisotearla! El sueño de todo minino.

Bueno, quizá no, pero a este parece que le ha gustado muchísimo xD