Intento de batir el récord del mundo de recibir patadas en las pelotas

En fin, que duele solo de pensarlo. 63 patadones se contabilizan en este escalofriante vídeo donde podemos ver lo que es capaz de hacer un tipo por batir un récord, por absurdo que sea.

También destaca lo fácil que es encontrar voluntarios para ayudarte a hacer una estupidez como esta. Solo hace falta llamar a tus amigos para decirles que necesitas su ayuda para superar un récord de patadas en los cojones (y especificar que serás tu quien las reciba) para tener una legión de voluntarios. Llámalos para hacer una mudanza y verás la diferencia.

El caso es que desconocemos en que número de patadas en las pelotas estaba el anterior récord (¿había un récord anterior? que te batan el récord de patadas en los bajos debe doler ¿eh? dejar de ser el mejor, bufff) pero el caso es que el registro se quedó en 63 caricias dadas con todo el amor (incluyendo una patada ninja de lo más vistosa).

Me habría gustado ver a Chuck Norris haciendo cola para dar una de sus patadas de la muerte… quizá el muchacho habría desistido de escribir su nombre con letras de oro en el libro de los récords.

Ibrahimovic le da su temible patada de la muerte a Marco Materazzi

¿Que le podría haber dicho a Marco Materazzi que un día se encontraría a alguien más bruto que él mismo? Parecía imposible, pero Ibrahimovic le ha demostrado que siempre hay alguien más duro… aunque quizá ha estos dos se les haya olvidado que el fútbol es un deporte y que, en la medida de lo posible, se espera que los jugadores transmitan unos mínimos valores.

Corría el minuto 22 minutos del segundo tiempo de este encuentro clásico que enfrentaba al A.C. Milán con el Inter cuando el aguerrido jugador sueco fue a disputar un balón dividido con el defensor del Inter… y lo hizo sirviendose de una patada voladora que ya habría querido para si el maestro Bruce Lee.

A consecuencia del brutal impacto Materazzi tuvo que ser atendido y fue finalmente retirado en camilla para ser atendido hospitalariamente.

No lo hice a propósito, era un duelo por el balón, buscaba hacerme con él y él también. Pido perdón, pero es algo que puede ocurrir en un partido de fútbol“, declaró Ibra al finalizar el encuentro.

Una autentica salvajada sancionada con tarjeta amarilla.

Divertido anuncio comercial: Stayin’ Alive (sobreviviendo… o volviendo de la muerte)

Divertida publicidad televisiva (algo bizarra) donde el conductor de un coche fúnebre intenta coquetear en un semáforo con la pelirroja del coche de al lado. Ella, que no parece estar mucho por la labor del desvergonzado romeo juega con el volumen del equipo de música de su coche.

Hasta que suena “Stayin’ Alive“, el semáforo se pone en verde y surge la magia… ;)

Recuperando la esencia de las escenas clásicas de artes marciales

Lo que sigue es un fragmento de la película de humor absurdo Kung Pow: a puñetazo limpio (2002).

El argumento es sencillo: Un joven llamado El Elegido pretende vengar la muerte de sus padres, quienes fueron asesinados por una leyenda del Kung Fu llamado el Maestro Dolor.

En esta escena podemos contemplar la esencia de las coreografías de artes marciales del cine oriental de antaño pero con un toque del humor absurdo tipo “Agárralo como puedas” o “Aterriza como puedas“.

Randy Quaid denuncia la existencia de una “red de asesinos” en Hollywood

Según Randy Quaid, hermano del conocido actor Dennis Quaid, esta red de asesinos de Hollywood estaría detrás de la muerte de estrellas del cine como Heath Ledger, David Carradine y Chris Penn.

El actor y su esposa han solicitado refugio en Canadá afirmando que huyen de esa red mafiosa y que tienen claro que ellos serán los siguientes en la larga lista de estrellas asesinadas.

Según Randy otros famosos extorsionados serian Mel Gibson, Britney Spears y Lindsay Lohan.

“Randy tiene ocho amigos cercanos asesinados en extrañas circunstancias. Sentimos que somos los próximos”, afirma su mujer Evi.

Por su parte, las autoridades estadounidenses han emitido órdenes de arresto contra el matrimonio Quaid por destrozar una casa en Santa Bárbara (California).