Esperando a tu lado bueno

Una buena costumbre es esperar a que tu lado bueno haga acto de presencia para equilibrar a tu lado malo. Si, una voz benevolente y mesurada que pone freno a tu maldad innata.

El problema es cuando no acabas de ser consciente de que tu, precisamente tu, no tienes lado bueno.

esperando a tu lado bueno