¡Yo soy Espartaco! Anuncio de Carlsberg

Cuando el dueño de la empresa entra hecho una furia en la oficina (bueno, primero entra una impresora rompiendo una de las cristaleras) exigiendo saber quien es el responsable de un Tweet en el que le deja de “mono” se produce la misma situación que tan bien retrató Stanley Kubrick en su versión de la vida de rebelde Espartaco (1960).

¡Yo soy Espartaco!

Por suerte el desenlace en esta ocasión es ir a hacer unas cervezas con los compañeros y compinches (evidentemente Carlsberg, que por algo es uno de sus anuncios comerciales), a diferencia de la versión de Kubrick… mucho más “sangrienta y dolorosa” xD

Un perro salva a su madre de morir atropellada

Sucedía en Nueva York. Una perra de nueve años gemía tendida en el asfalto de una autopista de Nueva York tras ser atropellada por un vehículo. Inmovilizada por la rotura de una de sus piernas, se encontraba indefensa y expuesta a un atropello mortal.

Pero otro can velaba por que eso no sucediera. Ese perro ladraba y se interponía a todos los vehículos que pasaban cercanos al cuerpo de la que resultaba ser su propia madre. Tal era el celo del perro que la propia policía tuvo que hacer uso de un lazo para poder acercarse al cuerpo de la perra herida.

Poco después los sorprendidos dueños y los dos perros se encontraban en el centro veterinario donde se recuperan de sus heridas.