La versión animal de la película Origen (Inception)

No creemos que vaya a tener la misma repercusión que su homóloga interpretada por humanos (concretamente Leonardo DiCaprio, Joseph Gordon-Levitt y Ellen Page entre otros) y dirigida por el genial Christopher Nolan.

Pero esta película va y habla sobre los sueños, ¿verdad? Y nos preguntamos… ¿sueñan los animales?

Pues, aunque el acto de soñar sólo ha podido ser confirmado científicamente en los seres humanos, numerosos estudios apuntan a que los animales también sueñan durante las fases REM (Rapid Eye Movement), aunque algunos animales, debido a su extraña forma de dormir, no llegan a experimentar nunca estas fases.

En fin, veamos pues esta curiosa versión “animal” de Origen :)

Morsa poniéndose en forma al ritmo de ‘Eye of the tiger’

De la música se suele decir que amansa las fieras. Y su parte de razón debe tener el dicho.

Pero hay música y música, claro. Al igual que tenemos músicas fundamentalmente relajante, existe música que le pone a uno de los nervios (e imaginamos que a los animales les debe pasar lo mismo).

Y también tenemos el tipo de música que hace que uno se ponga a hacer deporte como un loco. El tipo de música que suele oírse en gimnasios y salas de spinning. Música como el famoso tema de la película Rocky III: Eye of the tiger de Survivor (y escrita por expresa petición de Sylvester Stallone).

¡Ni las morsas se escapan de su influjo!

Encuentra las diferencias

¿Podéis encontrar que hay de común en estas imágenes?

Se trata de una enfermedad que afecta a los animales y a las personas llamada Miostatina que es una proteïna que limita el crecimiento muscular. Una alta concentración de este factor, hace que los músculos no se desarrollen correctamente pero una mutación puede generar auténticos monstruos, como los arriba mostrados.

Nada más bello que la vida, nada más cruel que maltratarla

La bilis de los pro-taurinos aun salpica las calles de Barcelona (y de otras aldeas ibéricas) después de que el Palament de Cataluña, y aparentemente de forma democrática, resolviera aprobar la prohibición de las corridas de toros en esta periférica y problemática región nacionalidad comunidad autonómica de España. Y es seguro que ahora muchos lamentan no haber seguido las indicaciones del visionario General Baldomero Espartero, Duque de la Victoria, y sus bombardeos sobre Barcelona cada 50 años. Eso pasa por ir de democráticos y de guais por la vida.

En todo caso no deja de sorprender la airada reacción de algunos sectores de la sociedad española (bueno vale, de los de siempre) cuando sabemos que hace casi 20 años que las corridas de toros están abolidas en Las Canarias (y que incluso los dirigentes del PP de allí se alegran de que otras comunidades les hayan seguidos los pasos) y entonces nadie soltó a los perros rabiosos como ahora. ¿Será discriminación positiva y exceso de cariño?

Desde ese fatídico momento han sucedido muchas cosas: [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] en sedes de juventudes de partidos políticos (ERC) y liándose a hostia limpia con los muchachos, partidos políticos vinculando la resolución parlamentaria a las ansias separatistas de los siempre pérfidos catalanes, declaraciones de incredulidad de dirigentes políticos (tanto de derechas rancias como de izquierdas rancias) incluyendo palabras como: [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE], dictadura, agresión, ignorancia…

Ah! Y la última del PP, paladín y galante de los derechos y libertades de la humanidad, [Enlace bloqueado por la Tasa española AEDE] en toda España “por su interés cultural y turístico”. ¡Chupate esa! Macabro juego de palabras.

Y es que ahora quieren defender nuestros derechos constitucionales: la igualdad de los españoles y el acceso a la cultura. Todo por nuestro bien. En defensa de la libertad. Y con esto justifican mantener un sangriento ritual en el que algunos llegan al éxtasis absoluto con el arte que desprende la masacre de un animal.

Ahora todos enarbolan el “prohibido prohibir“… en su enésima demostración de supina hipocresía. Vinculando y contraponiendo, por ejemplo, la ley del aborto con la exigencia de un mínimo de respeto a los animales. Hay que tener poca vergüenza.

O ninguna.

El Pato impostor!

Los animales nunca dejarán de sorprendernos y este lindo patito no es una excepción, desconocemos la afinidad sentimental que tiene con los flamencos, pero el pobre por mucho que lo intente, no nos va a poder engañar :(

Si cuela cuela :)