El gato que dormía abrazado a su inseparable pato de peluche

El título de este post podría servir para alguna novela (póstuma) del desaparecido Stieg Larsson, pero no es el caso.

Estaremos de acuerdo con que esta foto puede haber sido provocada por los dueños del gato en su afán de inmortalizar a su mascota en una postura graciosa, pero no por ello deja de tener gracia la estampa final con el simpático felino abrazando “amorosamente” al pato de peluche.

Curioso plato en un menú oriental (¿pato explotado?)

Ya sabemos que la gastronomía varía mucho de un país a otro. Mucho más si cambiamos de continente, cultura…

Hay sitios donde se alimenta con “cosas” que, en otras latitudes, causarían estupor y nauseas… y con toda seguridad estos últimos comen cosas que deben hacer que a los primeros se les pongan los pelos de punta.

Pero hay especialidades que son extrañas hasta teniendo en cuenta estas diferencias culturares y regionales… por ejemplo este plato de un menú o carta oriental (me aventuro a decir que es un restaurante chino aunque vete tu a saber…).

En fin, fail o no fail, error o broma, el que acaba jodido (como bien dice la carta) es el de siempre, el pobre pato.

La decadencia del Pato Donald

Los niños, sobretodo los del siglo pasado, siempre han mostrado cierta predilección por este personaje de críptica forma de hablar y que, curiosamente, olvida llevar sus pantalones (léase que va con el culo al aire) pero no su inseparable chaquetilla.

Era de esperar que tarde o temprano alguien de tan bizarro comportamiento caería del pedestal donde millones de niños lo habían colocado… pero lo que no podíamos ni imaginar era su violenta reacción.

El pato Donald, ese simpático personaje

El sr. Pato Donald ha negado los hechos a través de sus abogados mediante un mensaje en Twitter. Según sus palabras: “¡No es más que un montaje de estos malvados Otakus!”