Los supuestos tatuajes de los famosos

Las siguientes imágenes no corresponden a tatuajes reales sobre la piel de diferentes famosos. Se trata de unas fotografías hábilmente “photoshopeadas” para que la sensación de verosimilitud nos haga dudar sobre si esas celebridades realmente se habrían surcado sus cuerpos con tamaña cantidad de tinta (y arte).

Esta es la primera entrega de los supuestos tatuajes de los famosos:

Conviértete en una modelo con el Photoshop

Que las revistas hacen sus retoques digitales a las fotografías de sus modelos es bien conocido por todos. Supongo que al principio la cosa consistía en eliminar pequeñas imperfecciones, manchas en la piel, algún tattoo inoportuno … luego vieron que podían añadir aquí, quitar allá, estirar aquí… y la cosa se les empezó a ir de las manos.

En fin, el tema está en que con una base medianamente adecuada cualquiera puede pasar por su Photoshop, someterse a su paleta de herramientas y acabar (aunque prácticamente desconocido) luciendo como una modelo profesional.

Imagino que esta magia estará también disponible para chicos, pero vamos… que hay cosas que ni el mejor experto en Photoshop… xD

Barra de Herramientas de Photoshop tatuada en el brazo

Hay personas que pueden llegar a amar las herramientas que usan para su trabajo cotidiano. Si, aunque pueda parecer extraño, los hay. Los hay incluso que pueden llegar a tatuarse el cuerpo con estas herramientas (a modo de extraño sacrificio-ritual o vete tu a saber).

Bien, si asumimos esta premisa no debería resultarnos para nada extraño el hecho de que esta chica se haya tatuado la “Barra de Herramientas” del Photoshop en su brazo y lo luzca con tanto orgullo.

De hecho es muy probable que, sobretodo si la muchacha es diseñadora de profesión, tenga esa icónica barra de herramientas de este programa informático ante los ojos muchas más horas que cualquier otra cosa en su día a día…

Y si le pilla gusto a la cosa tiene la suerte de que lo que son barras, el Photoshop va bien servido.

Diferencia entre fotografías chopeadas y “al natural”

Últimamente hay unos “chopeos” (del verbo chopear, es decir, aplicar retoques vía photoshop o programa informático similar) que, para el ojo no entrenado, cuestan horrores de distinguir de las imágenes no manipuladas… y si encima esas imágenes tienen poderosos elementos de distracción el engaño ya es total.

Como ejemplo valga esta fotografía (creo que tomada de los recientes Juegos Olímpicos de Londres 2012) de una atleta brasileña.

Nótese las sutiles diferencias entre una y otra… a ver si eres capaz de saber cual es la imagen chopeada y cual es la original.