La broma del examen sexy

En un examen se intenta evaluar los conocimientos adquiridos en cierta materia, pero no hay duda de que la capacidad de atención juega un importante papel.

Sino que les pregunten a los muchachos víctimas de esta broma de cámara oculta en la que mantener los ojos en las preguntas de este examen sexy va a ser un auténtico desafío.

Examen sexy

La broma de matar a su hijo (accidentalmente)

Los hay que llevan sus bromas a límites insospechados. El siguiente vídeo, imaginamos que de un bromista profesional (y aquí es donde deberíamos sopesar la posibilidad de fake, es decir, de que la madre estuviese al tanto del tema) es una de ellas. Se trata, sin rodeos, de la broma de matar a su hijo… accidentalmente ¿eh?

Pongámonos en situación. Una madre llega a casa y se encuentra a su marido (o pareja) jugando con su hijo en el piso superior. El niño va disfrazado de spiderman… y cuando la madre vuelve del piso inferior puede ver como, accidentalmente, el padre proyecta a su hijo por encima de la barandilla y este cae fatalmente al suelo del piso inferior.

Lo que no sabe es que, evidentemente, todo se trata de una broma de cámara oculta (una broma muy pesada) en la que ha colaborado el que suponemos que es el otro hijo de la pareja y en la que se ha lanzado un muñeco en lugar del niño (que también está encantado en ver la desesperación de la madre al vivir la situación).

PD: A destacar el momento épico cuando la madre descubre que se trata de un muñeco y al padre se le escapa la risa en forma de pedorreta.

PPD: Casi 3 millones de reproducciones en youtube en apenas 3 días.

La broma de la electrocución

Hay gente muy amante de las bromas. Se empieza por algo muy “light” y se acaba teniendo que recurrir a bromas bastante más extremas. Véase sino la broma que le preparó este tipo a su señora.

Primero se las ingenia para hacerle creer que está reparando un enchufe de la casa (en plan: ¿ves como me ocupo de las cosas de la casa?) para luego simular una tremenda electrocución cuando la pobre mujer enciende la luz (en plan: ¿ves? Acabas de asesinarme).

Una broma que se podría calificar de “pesada“, aunque habrá que perdonar al pobre diablo porque ya se llevó su merecida ración de bofetadas.