Record del mundo resolviendo el Cubo de Rubik

El pasado 27 de octubre el Coreano SeungBeom Cho batió el récord mundial del Cubo de Rubik estableciendo un tiempo de 4,591 segundos (la anterior plusmarca tenía un tiempo de 4,69 segundos).

Quizá ver este vídeo haga que te motives, vayas a buscar tu viejo Cubo de Rubik e intentes superar el bueno de SeungBeom con tu técnica insuperable. Suerte con ello.

Batiendo el récord del mundo resolviendo el Cubo de Rubik

El hombre con los biceps más grandes del mundo

Moustafa, conocido como “Big Mo”, es un chico egipcio de 24 años que trabaja en una gasolinera.

Aunque hoy en día que alguien tenga un trabajo ya es merecedor por si mismo de un post, esta no es la razón por la que hablamos de “Big Mo”.

El motivo fundamental es que Moustafa ha sido confirmado oficialmente como el hombre con los bíceps más grandes del mundo con 79 cm de diámetro, y como tal aparecerá en la edición 2013 del Libro Guinness de los Récords.

A ver, si todo eso es auténtico su merito tendrá, no se puede negar… pero lo que es estético, estético va a ser que no…

Intento de batir el récord del mundo de recibir patadas en las pelotas

En fin, que duele solo de pensarlo. 63 patadones se contabilizan en este escalofriante vídeo donde podemos ver lo que es capaz de hacer un tipo por batir un récord, por absurdo que sea.

También destaca lo fácil que es encontrar voluntarios para ayudarte a hacer una estupidez como esta. Solo hace falta llamar a tus amigos para decirles que necesitas su ayuda para superar un récord de patadas en los cojones (y especificar que serás tu quien las reciba) para tener una legión de voluntarios. Llámalos para hacer una mudanza y verás la diferencia.

El caso es que desconocemos en que número de patadas en las pelotas estaba el anterior récord (¿había un récord anterior? que te batan el récord de patadas en los bajos debe doler ¿eh? dejar de ser el mejor, bufff) pero el caso es que el registro se quedó en 63 caricias dadas con todo el amor (incluyendo una patada ninja de lo más vistosa).

Me habría gustado ver a Chuck Norris haciendo cola para dar una de sus patadas de la muerte… quizá el muchacho habría desistido de escribir su nombre con letras de oro en el libro de los récords.