Cartel de prohibido mear (y amenaza de subida a youtube)

En la República Checa parece que se han tomado en serio esto de intentar erradicar la fea costumbre de orinar en la vía pública. ¿Y como lo han hecho? Pues con un cartel de prohibido mear.

Pues al conocido método de llenar las calles de policías repartiendo “recetas” entre los incívicos infractores ahora también “amenazan” con subir a youtube el vídeo del acto infractor.

La siguiente placa de “prohibido mear” más amenaza de “subida a youtube” fue vista cerca del Hotel Marcinčák en Mikulov, República Checa, y aunque tiene toda la pinta de ser un auténtico cachondeo por parte de vete a saber quien, si lo pensamos bien… creo que si eso fuese cierto más de uno “infringiría la ley” solamente para ser la estrella del nuevo canal de youtube de moda xD

cartel de prohibido mear

Pastafari checo aparece en su DNI con un colador en la cabeza

Lukáš Nový es un ferviente seguidor del pastafarismo (religión del Monstruo del Espagueti Volador) y como tal solicitó al gobierno de la República Checa que le autorizaran a cumplir con los preceptos de su religión y, por lo tanto, aparecer en su DNI con un colador en la cabeza.

Las autoridades de ese país resolvieron permitirle tal cosa para no contradecir las leyes de igualdad religiosas, que permiten llevar cubierta la cabeza por razones médicas o religiosas, siempre que no se oculte el rostro”.

¿Crees que en tu país te permitirían algo parecido? xD

pastafari con colador en la cabeza

Fuente | http://www.dailymail.co.uk

Voltereta sincronizada de todo un equipo de fútbol en pleno partido

Los jugadores del Lisen, equipo que milita en la 3era división de la República Checa, encontraron la forma más fácil de conseguir sus 5 minutos de gloria.

A falta de gestas deportivas este equipo de fútbol sorprendió a los (pocos) espectadores que presenciaban el encuentro con una “voltereta sincronizada” que involucró a todos y cada uno de los jugadores del Lisen.

Solo hizo falta que uno de ellos gritara Koutul (rodar) para que los 11 jugadores (y uno del banquillo) se pusieran a rodar por el suelo.

Evidentemente una cámara de vídeo estaba allí para inmortalizar este “curioso” momento.

Voltereta sincronizada