Las «manitas» de Cristiano Ronaldo a Diego Alves

Desconocemos exactamente que le dijo Diego Alves, portero del Valencia, a Cristiano Ronaldo, cuando le fue a recriminar (según su opinión y la del árbitro del encuentro) que simulara un penalti en el área valencianista y que se quejara de forma ostensible.

Lo que si captaron las cámaras fueron las repetidas “manitas” que le mostró el jugador portugués (de forma bastante infantil) al portero del valencia recordándole los cinco goles que el equipo de Mourinho le había endosado en su propio campo.

Veremos si se genera el sentimiento de rechazo que algunos medios afines al Real Madrid crearon alrededor de la manita que mostró Gerard Piqué en el 5 a 0 del Barça al Madrid en el Camp Nou de la temporada 2010/11. En ese momento esto era un gesto muy feo. ¿Lo seguirá siendo ahora?

Multa de tráfico por conducir mientras tocaba «la zambomba»

Cuando se está al volante de un vehículo hay que tener los cinco sentidos puestos en esta tarea y en nada más. Por mucho que seas músico, tengas que ensayar una pieza musical y tu instrumento sea la zambomba, si te pillan “dándole” te va a caer una multa como la que le cayó a este melómano onanista en Valencia.

Un entrañable “caganer” gigante

En estos tiempos donde todo se hace a “lo grande” era de extrañar que no apareciera una reproducción gigante de una de las figuras más populares de las Navidades (y originaria de aquí, no como el Papá Noel made in Coca-cola que corre por aquí).

Bueno, en realidad es popular básicamente en Cataluña y en la Comunidad Valenciana, aunque en muchos otros lugares existen figuras similares comúnmente conocidas bajo el nombre de “el cagón“.

Como podemos observar, en esta figura del “caganer” todo se ha elaborado a escala “gigantesca“, incluido el montículo de heces (más conocido como “cagarro“) que, por suerte para los clientes de este centro comercial, debe ser de un inodoro cartón piedra.

Andrés Calamaro en Buenafuente: avergonzado por la abolición del toreo en Cataluña

Solo un par de fragmentos de las perlas que el famoso artista argentino soltó en el programa de Andreu Buenafuente (BNF) hace ya algún tiempo, pero con la que esta cayendo merece la pena recuperar estas declaraciones.

«Estoy un poco avergonzado por aquello de mi compatriota que juntó firmas para abolir esta tradición noble de mirar a los ojos a la eternidad, el arte y la muerte, las corridas de toros, que un argentino colabora para hacer desaparecer en la nación, en Cataluña. Falta que un uruguayo vaya a Valencia a prohibir la paella»

«Con solemnidad y no sin cierto pesar, renuncio con el estado televidente español de testigo a mi status de progre, sospechado de rojo y libre pensador. Renuncio a la progresía porque quiero corridas en Cataluña, quiero correrme en una Fiesta de arte y muerte, verte correrte de buena suerte, y es más, quiero que vuelva José Tomás en Barcelona de nuevo y no me muevo de mi respeto a las tradiciones y que los papelones los haga mi compatriota que juntó cuarenta firmas por la derrota de esta fiesta que pintaron Goya y Picasso y por si acaso no quedó claro, le aclaró mi buen Andreu, que hago culto por la libertad de culto y si prohibir es progesía y el progre es rabioso anti rojo, mi antojo es renunciar al progresismo ahora mismo. ¡Toros sí!».

Aquí faltó que Buenafuente le ofreciera un refrigerio a base de sangre de chimpancé y unos canapés de feto de delfín.

Si, es Andrés Calamaro, no un ridículo imitador ni el mismísimo Gañan.