La banda de los ladrones listos

El tiempo entre que se comete un delito y en que es reportado a las autoridades es vital para los intereses de los delincuentes.

Conseguir el máximo margen de tiempo para huir o borrar cualquier rastro que les vincule con el “golpe”.

Es por eso que produce escalofríos ver el nivel de sutileza y profesionalidad de esta astuta banda de “los ladrones listos” (se nota que se han tragado todas las entregas de Ocean’s)… solo hay que ver que ardides son capaces de usar para que el dueño del coche al que le han robado las cuatro ruedas no se percate de nada hasta que es demasiado tarde… xD

banda de los ladrones listos

Reparación lowcost del faro de un coche

Es bien sabido que la necesidad agudiza el ingenio. Es por eso que algunos optan por las reparaciones caseras (o lowcost) incluso en algo tan esencial (e importante para una conducción segura) como es uno de los faros de un automóvil.

En la siguiente foto podemos ver como, en lugar de desembolsar el pastizón que supone cambiar el faro y la lámpara dañada, alguien ha colocado en su lugar una linterna

Me gustaría ver la cara del policía de tráfico cuando paren a este coche y vea el fruto de tanto ingenio incrustado en el hueco del faro xD

Habilidad sobre dos ruedas (de un coche)

Estos habilidosos especialistas árabes tienen una sorprendente habilidad para poner sus vehículos sobre dos ruedas y mantenerlos en esa posición. Durante el tiempo que hacen equilibrios con el coche se pueden permitir el lujo de sacar medio cuerpo fuera del vehículo y dedicarse a cambiar una de las ruedas xD

Aparcamiento fail: «¿Ves como si cabía?»

Hay plazas de aparcamiento que, de lejos, engañan mucho. A primera vista parece que no vayas a poder meter tu vehículo entre esos otros dos coches, pero si persistes y maniobras adecuadamente, sueles llevarte una agradable sorpresa.

Estacionamiento en batería [Fail] «¿Y ahora cómo entro?»

Hay gente que no tiene ningún tipo de miramiento al aparcar sus vehículos en batería. No parece importarles la distancia que dejan entre su puerta derecha y la puerta del conductor del coche que tienen al lado… causando problemas como el que podemos ver en el siguiente documento. Y lo que ya es rizar el rizo es que te aparquen al lado un automóvil con el volante a la derecha, entonces ya es el recopetín.

Al señor de la bolsa se la han jugado de mala manera. Por si el poco espacio que le han dejado para que abra la puerta y acceda a su coche no fuera suficiente, hay que añadirle que el hombre es lo que diríamos bastante “ancho de huesos”, corpulento, por lo que el problema adquiere dimensiones catastróficas.

Por suerte la cámara de otro coche estacionado en frente registró todas y cada una de las soluciones que este desesperado individuo decidió ir tomando (por si mismo en algunas ocasiones, con ayuda suplementarias en otras) para solventar la situación: desde hacer saltar las alarmas de los coches que lo han aprisionado hasta acabar empujando por detrás su propio vehículo para desencajonarlo y poder abrir suficientemente la puerta como para meter su voluminoso cuerpo…

Al final sucede eso de “dos se peleaban y el tercero recibió”. El coche con la cámara acaba recibiendo un golpe “de forma accidental”, pero “a grandes males, grandes soluciones”. Una pequeña mirada a banda y banda… Nadie parece haber visto nada… ¡Y a darse el piro!

(¡Gracies Jordi!)