Al jugador de la Major League se le ocurrió celebrar un gol haciendo twerking y el árbitro lo castigó con una tarjeta amarilla. ¿Qué te parece? ¿Merece este bailecito una tarjeta amarilla?