A este insensato le pareció buena idea reírse un rato de la policía organizando una ridícula persecución a pie… con lo que no contaba el muy pardillo es con que el policía (poco deseoso de iniciar una carrera) decidiría usar su taser a la primera de cambio.