Terapia de grupo para equipos deportivos de alta competición

La alta competición puede llegar a desgastar mucho las relaciones afectivas entre los compañeros de un mismo equipo. Es por eso que algunos estudios realizados durante los descansos de programas de Telemadrid han concluido que, para evitar esta fractura afectiva entre los jugadores de un equipo de élite, hay que dar rienda suelta a las emociones justo en el momento que se generan.

Los primeros en adoptar el método ha sido un equipo de fútbol americano… un deporte donde hay mucho contacto físico pero en el que, aparte de un cachete en las nalgas de los compañeros, no se hacen grandes dispendios emocionales, y menos afectivos.

En fin, el experimento, como era de prever, acabó en tragedia.

Las imágenes tomadas en el vestuario, donde el “trenecito” llegó a más de dos docenas de “vagones“, serán motivo de otro sesudo estudio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.