Tren en Pakistán: Optimizando el espacio

Cada mañana tengo que sufrir en mis carnes el suplicio de coger un tren de cercanías hasta Barcelona.
Lo llevo haciendo, mas o menos, desde hace 5 años, y el deterioro del servicio ha sido exponencial.
De hecho, en estos últimos tiempos, muy alejado de poder sentarme para leer durante el cansino trayecto, mi única aspiración cada mañana es poder estar cerca de una de las barandas para agarrarme y no estar haciendo equilibrios durante 30 minutos.
Pero… ¿tenemos razones para quejarnos? ¡Por supuesto!
Aunque, como en todo en esta vida, los hay en peores condiciones…

Tren hasta los topes en Pakistán

En esta imagen podemos ver una multitud de musulmanes regresando a casa tras los festivales celebrados en la antigua ciudad pakistaní de Multan (también conocida como La Ciudad de los Santos, un centro religioso para los musulmanes del sur asiático).
Lo curioso es que la gente, apesar el terrible hacinamiento, se ve con aspecto feliz y relajado, siendo las sonrisas y los saludos la tónica dominante de la imagen (al contrario que aquí, que rozas a alguien y parece que le has reventado el bazo con un mallo).

En fin, curiosidades de este variopinto mundo en el que vivimos :D

Fuente | http://www.dailymail.co.uk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.