No creo que lo que hacen estos tipos en el siguiente vídeo sea demasiado bueno para la salud, pero no hay duda de que se parten de risa. La cosa va de sentarse delante de un tubo de escape, taparlo con un trapo y soltarlo de repente.

Simplemente no te pierdas como le queda la cara al tipo que se ofrece a realizar la prueba.

Tubo de escape obstruido