Un caballo cocea un Ferrari 458 en China

Nada podía hacer pensar al propietario de ese Ferrari 458 que su flamante vehículo acabaría siendo pateado por un caballo cerca de la Expo Mundial en Shanghai.

Porque los caballos no entienden de clases sociales ni de tipos de coche. A ellos les da igual que tengas un Ferrari, que un Lamborghini Aventador o un Ford Fiesta renqueante de 15 años o más… si hay que lanzar una coz, se lanza (que, a fin de cuentas, ellos estaban trotando por este mundo mucho antes que esas extrañas y apestosas bestias metálicas).

En cualquier caso (y para alegría del jinete) parece que los daños no fueron de consideración, ya que la coz impactó sobre el reborde que hay justo encima de la rueda… aunque ya sabemos que cambiar el cenicero de un coche de estos no esta al alcance del sueldo del común de los mortales… de los mortales que tienen sueldo, claro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.