Un día de furia: destrozando un coche averiado

De piedra debieron quedarse los testigos de la airada reacción de este tipo (con apariencia de ejecutivo, con su traje y corbata incorporados) con su “supuesto” coche averiado.

Digo supuesto porque tiene toda la pinta de ser un fake (por la cantidad de planos diferentes). Pero no por eso deja de ser curiosa la tormenta de ira y desahogo que proyecta el tío hacia su humeante vehículo: golpeándolo con pies y manos, rompiendo su carrocería y cristales, arrancando sus puertas, lanzándose encima suyo como un luchador de wrestling…

¡Un auténtico día de furia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.