Un ganador nato nunca se da por vencido

Este vídeo bien nos podría una lección de lo importante que es la perseverancia, de lo elemental que es creer en tus propias capacidades y nunca desfallecer.

Michal Marosi, el protagonista de este vídeo es un claro ejemplo de que un inicio accidentado no tiene porque significar una inevitable derrota.

De hecho en la salida de la carrera este corredor ya demuestra más arrojo y habilidad que sus adversarios, pero un “aterrizaje” defectuoso después de un imponente salto da con sus huesos en el suelo. Entonces, a pesar de verse superado por sus adversarios, Michal Marosi inicia una remontada que culminará con la victoria tras un espectacular adelantamiento digno de admiración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.