Un lavado de coche a fondo

De tanto en tanto conviene hacer un lavado de coche a fondo. Eso incluye toda la secuencia de manguerazos a presión (agua caliente, agua con jabón, agua con abrillantador, agua para aclarar…) y la posterior sesión de aspirador para el interior (donde por alguna razón inexplicable se van acumulando todo tipo de desechos).

Este es el modo “normal”. El modo “a fondo” que nos presenta esta señora en el siguiente vídeo va un poco más allá en lo que a combatir la suciedad se trata.

Ella pasa del aspirador (demasiado light para ella) e incorpora el agua, jabón (y desconocemos si el abrillantador) al interior del vehículo. ¡La limpieza está absolutamente asegurada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.