Un original manera de buscar trabajo

Este muchacho, Adam, se ha gastado sus últimas 500 libras en este gigantesco cartel publicitario en el que pide un trabajo. Aunque solo sea por la cantidad de gente que verá su rostro y su página web (sea cual sea la finalidad de la campaña) le habrá valido la pena, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.